miércoles, abril 23, 2008

Lo prometido es deuda... Pórtico a dos relatos eróticos después de mis conversaciones sobre estética... Disculpen la frivolidad: es primavera...

Lo prometido es deuda y quien avisa no es traidor… Llevaba yo un tiempo queriendo publicar alguna historieta erótica, incluso ligeramente pornográfica, y no encontraba ocasión… Desde luego no quería se entendiera como una frivolidad, que significara mi blog a los ojos de cualquier curioso como un blog de relatos eróticos… Me gusta leer de vez en cuando relatos eróticos; me los encuentro sin mayor esfuerzo cada vez que paseo por estos mundos comunales de blogs y bitácoras, los disfruto… Durante un tiempo fui incluso coleccionista de videos y DVD’s pornográficos paradójicamente intelectuales… Pero debo confesar que le tengo mucho respeto a la literatura erótica, y mira qué he leído: desde mi venerado Marqués de Sade a Almudena Grandes y Eduardo Mendicutti, a Henry Millar y Anaïs Nin, todo Bukovsky y Jean Genet, a Alberto Ruy Sánchez y Melissa Panarello, a Kawabata, a Osvaldo Lamborghini y Diamela Eltit, el Satiricón de Petronio y el Decamerón de Bocaccio, la Historia de O de Dominique Aury —el más erótico, el mejor, a mi entender—… y hasta la correspondencia amorosa de Joyce, entre otras joyas… Pero me cuesta escribir un relato erótico con sexo explícito, lo confieso… Debe ser por las palabras típicas de cualquier historia erótica medianamente descriptiva: que si hacer el amor o joder o follar… que si coño, polla, verga o vagina o concha o cualquiera de los sinónimos y neologismos que nombran nuestros genitales y sus contigüidades físicas o léxicas, qué más da… que si teta, poto o culo; que si meter o sacar; chupar, mamar o penetrar… y tantas otras que conforman el thesaurus especializado de palabras-recurso para cualquier relato erótico y/o pornográfico que se precie… Tampoco es por pudor, que no lo tengo más de lo debido —y en mi caso es bien poco lo que debo a la vergüenza social… No sé por qué pero no me siento cómodo escribiendo historias erótico-pornográficas… —pasajes eróticos sí, apuntes, sensaciones, instantes, impromptus… Creo que, en erotismo, lo que más me gusta y mejor me define es escribir haikus eróticos, soy una especie de coleccionista de erotismo bonsái… Un día de estos os doy a leer algunos ejemplos... ¿vale?

Bueno, pues aquí estoy otra vez a juicio de vuestros comentarios (con letritas o en silencio, qué más da)… Son dos relatos erótico-pornográficos que conforman un díptico, que es como me gusta representar el amor y el erotismo —recordad por ejemplo el que considero mi mejor relato escrito para este blog: Historia de un amor que vivieron unas horas y sobrevivió toda una vida... El primero lo empecé a escribir hace unos años como una versión algo exagerada de un episodio autobiográfico; no fue exactamente en un supermercado —esa imagen me la dio otro relato erótico que leí entonces—, pero la secuencia de los hechos fue muy semejante a la que describo… El segundo es muy reciente, prácticamente de cuando empecé a escribir este blog. Ambos los he retocado y adoptado a este formato en que nos leemos: reducidos y ahorrando pasajes innecesarios… No sé por qué, pero el segundo lo siento más íntimo que el primero, y eso que es un ejercicio minuciosamente descriptivo de detalles; acaso también más mío —¿será por su tono decididamente irónico? Qué cosas tiene la mimesis, proyectarnos y reconocernos en el otro…

Pienso que es el momento oportuno para darlos a leer colectivamente: habéis pasado estoicamente toda una iniciación en los desiertos de la estética tras haber leído “a pelo” mis últimas tres entregas acerca del arte, la belleza, etc. Os habéis empachado (supongo) de todas esas citas y reflexiones de Platón y Aristóteles, de Kant y Hegel, de Schopenhauer, Nietzsche, Heidegger, Lyotard y tantos otros… Me habéis acompañado mientras escribía de la muerte, de la vida y la maceración del deseo… sobre las utopías y las atopías… comulgado conmigo y con Bruno Llanes e incluso compartido nuestro viaje místico, nuestro exilio existencial, también tuaregs a vuestra manera… Así que os merecéis un descanso, seguro que sí… Son dos historias intrascendentales… acaso lo mejor que pienso de ellas es que son divertidas, o me lo parecen… —el amor y el erotismo deben ser divertidos, dar risa, dibujar sonrisas, o no hay quien los aguante… No creo que resistan la criba estrictamente literaria cuando decida antologizarme; pero de lo que estoy seguro, absolutamente seguro, es que cuando vayáis al supermercado, por el sector de frutas y verduras, y veáis un hombre o una mujer que os mira con cierto descaro, recordareis esta aventura erótica de Pau Llanes… —qué cosas tiene la literatura… Ojalá algún día alguien me pregunte si soy Pau Llanes mientras hago la compra dos veces por semana en Mercadona… Eso es mejor que el Cervantes… ¡Feliz día del Libro, de la lectura! Rose=Eros para ti…

Los dos relatos eróticos Aventura caníbal en el supermercado I y II los podéis leer a continuación, más abajo, en los anteriores post… Los he compuesto así para vuestra comodidad… primero uno y luego el otro, por supuesto… jajaja

Foto: "Mercado de verduras y frutas en Belem", Brasil; abril 2006

21 comentarios:

Frabisa dijo...

Leo ahora mismo a Henry Miller y su correspondencia con Anáis Nin, hace tiempo que lo tengo como libro complementario a la lectura del momento. Una delicia para degustar poco a poco.

Escribir relato erótico no debe de resultar nada fácil, justamente por lo que cuentas. Determinadas palabras que no tienen otro nombre que el que tienen resultan a veces, vulgares.
Será mañana cuando imprima esos relatos y de buena cuenta de ellos.

Te contaré, querido Pau, te diré lo que me inspiran.

un beso y buena noche

Isa

Camille Stein dijo...

Pues me ha gustado mucho tu erotismo en el supermercado y ese verde musgo... Muy acertada esa doble perspectiva hombre y mujer.

Tengo que reconocer que mi conocimiento en literatura erótica es escasa: Sade (Juliette y Las desventuras de la virtud); Almudena Grandes (Las edades de Lulú); Henry Miller (Los trópicos y Nexus-Plexus-Sexus)... Y poco más. Que recuerde ahora...

Me parece un género difícil, lograr ese punto justo entre lo sugerido y lo explícito, entre erotismo y pornografía...

Gracias por compartir estos relatos.

Un abrazo.

Alegra :) dijo...

Antes de todo gracias por pasar por mi blog.
Gracias a vos por deleitarnos con cosas diferentes siempre :)
Hoy no tengo tiempo de leer (quiza termino antes y leo hoy), pero mañana t juro que paso y te comento sobre ellos. Muchos Besos

Jose dijo...

Joder Pau. Todavía no he leído los dos relatos eróticos de los que hablas, pero si que ha leído "historia de un amor..." y no puedo más que agradecer tus palabras. Te juro que me emocionó sobremanera. El mundo desapareció y se convirtió en lo que tú quisistes. Me di cuenta que casi no respiraba mientras leía (quizás por no molestar a los amantes) hasta que al final de la lectura mis pulmones inspiraron absorbiendo cada una de la sensaciones vividas. Chapó hermano. Gracias. Bueno, ahora leeré los relatos.

Jose dijo...

Sexo explícito. historias paralelas, me gusta, aunque me sigo quedando con "historias de un amor...", quizás porque me recuerda a Ella. Cuando sea grande quiero escribir como tú. Saludos maestro.

Jose dijo...

Sexo explícito. historias paralelas, me gusta, aunque me sigo quedando con "historias de un amor...", quizás porque me recuerda a Ella. Cuando sea grande quiero escribir como tú. Saludos maestro.

Gwynette dijo...

..voooooy ! :-)

alkerme dijo...

Me gusta cómo escribes, me pongo a leer tus textos y te animo a que nos muestres esos haikus desde que se pueda.
Saludos.
Gracias

CUCALELLA dijo...

Excitantes posts!!! Todo ese mejunje de frutas y verduras me recuerda a una película llamada "La joven de las especias" el amor y la naturaleza creo que se encuentran íntimamente unidos!!! :-) Un besito, Pau.

Samantha dijo...

Me encantan las historias eróticas combinadas con escenarios cotidianos, sin maravillosas y especialmente cachondas, jejeje, me las estoy saboreando :)

Sylvie dijo...

A mi también me gustan los cuentos eróticos...fantásticos la mayoría de escritores que recomendaste.
Tus dos historias del super, pasaré a leerlas a continuación.

Voy a relajarme un rato.

besitos.

Smith dijo...

Ironia,humor y erotismo, combinación de mi agrado,cómo sabes,genial!!!

Besitos

MaleNa dijo...

Llanes, no tengo mucho hilo desplegado en cuentos eróticos, he leído a Miller y su infinito Nexus-Plexus-Sexus, a la talentosa Anaïs Nim aunque sus relatos cortos en Pajaritas no me habla de su cristalino savoir-faire.

No he leído aún sus relatos verdes intensos , pre-siento que lo sensual tiene que ver con la comida, el sabor, el olor.
Al dios Eros se lo cultiva, tal como el oído para el jazz, libre de prejuicios, con ánimo curioso.

Lo abrazo


MaLena.


Pd. lo que es obvio que Eros tiene más prensa que Apolo.

∂ZuL™ dijo...

Vaya es una forma muy sutil de hablar de erotismo, es el tipo de erotismo que es agradable para leer, ya que hay unos que realmente se hace burdo y no se disfruta plenamente el escrito... muy bueno de verdad!

-•MiTa CorLeoNe•- dijo...

UFFF, Dios mío! Después de estos relatos mis idas al supermercado ya no serán tan monótonas y aburridas jajaja Bendita sea la imaginación y los recuerdos que me retornarán a estos escritos mientras escojo las zanahorias jaja

Me encantaron

Saludos
Arrivederci

A do outro lado da xanela dijo...

haikus eróticos? Suena interesante.

Me han gustado ambos, y me ´pararía a comentarte algo más, pero no sé porqué de repente me han dado ganas de ir a hacer la compra :)

Un saludo

alkerme dijo...

Ya leí esos textos, me han gustado mucho. Veo que tenemos unas fijaciones por ahí con las medias melenas, el color verde-musgo y algunas que otras cosillas...
Bien, me he pasado un rato agradable y repito mi solicitud para leer esos haikus.

Gracias.
Salud

desdelpla dijo...

un regalo para este fin de semana

DianNa_ dijo...

Ahora voy a leerlo.
En lo de que te encuentras incómodo al usar ciertas palabras, te creo, porque a mi también me pasa.
Tengo curiosidad por como vas a tocar el tema ;)
Voy a leer.
Mil besitos^^

Carmen Alanís dijo...

Saludos, Pau.

Me han gustado ambos relatos. El contexto delas frutas lo pone muy erótico. Me recordó los poemas de la Gioconda Belli, donde mezcla los melocotones con la cópula. Algún día leeré estos relatos. Yo desde hace tiempo estoy interesada en el tema de la literatura erótica y acá llegué a hacer presentaciones de lectura en voz alta, junto con un amigo lector en voz alta y cuentero; leíamos en bares, teatros y así. Algún día leeré estos dos textos. Claro, si me lo permites.

Un beso!

PROSÓDICA dijo...

Me han gustado ambas historias Pau. Como creacion literaria tengo que darte un 100, hasta roja me puse al leerte!!! jajaja.

abrazos